Cómo acertar con el tono adecuado para tu novela

autopublicación

Conseguir escribir una novela con el tono que nos gustaría no siempre es tarea sencilla. ¿Cómo se puede lograr sin morir en el intento? Seguramente os habréis hecho esta pregunta más de una vez tanto si estáis inmersos en la publicación de un libro a través de una editorial como si por el contrario habéis optado por la autopublicación.

Tal vez lo primero que haya que preguntarse es si realmente, como escritores, sabemos lo que es el tono de una novela. Cuando hablamos de tono nos referimos a la sintonía que escucha el lector cuando está inmerso en la lectura de nuestro libro. Debe existir siempre cierta consonancia y no debemos cambiar el registro de manera brusca y radical. Si decidimos escribir en tonos apagados, debemos ser consecuentes durante toda la obra, con algunas pinceladas para ir rompiendo la monotonía pero nada demasiado agresivo. El tono podría ser la transmisión de emociones entre el narrador y el lector.

Un buen consejo para dar con el tono adecuado es dejar la novela apartada en un cajón durante unos cuantos días. Os recomendamos leer otras obras mientras tanto, oxigenar la mente, incluso podéis escribir otras cosas. En el momento en el que regreséis a vuestra novela original seréis capaces de valorar la obra con otra perspectiva, os acercaréis a la figura del lector que la lee por primera vez y así podréis corroborar si vuestro tono es el adecuado.

Debéis tener presente que en una novela tienen cabida diferentes tonos, cada personaje tiene el suyo propio, incluido el narrador. Cada uno de ellos debe ser siempre el mismo, únicamente podrán evolucionar los tonos de los personajes de una manera sutil. Es vital mantener esta regularidad ya que la credibilidad de la novela depende en gran parte del tono.

Otro consejo útil es tener muy presentes a todos los personajes en la cabeza cada vez que aparezcan en escena. Como escritores debéis conocer muy bien el tono utilizado por cada uno de ellos. Lo que no puede ocurrir es que vuestros lectores terminen conociendo el tono de vuestros personajes mejor que vosotros mismos. Es recomendable que la obra sea leída por otra persona ajena a la creación para que pueda daros su punto de vista objetivo al respecto.

Ahora que ya lo tenéis claro lo mejor es que os pongáis a trabajar sobre ello, y recordad, sutileza y mucha regularidad a la hora de tratar el tono de la novela.

LinkedInShare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>