8 Tips para sacar la carcajada a tus lectores

publicar un libro

Mucho antes de publicar un libro, ya sea a través de una editorial o bien por medio de la autoedición, antes siquiera de sentarnos a escribirlo, debemos pensar qué tipo de obra queremos crear. Si lo que os gusta es la comedia debéis de tener en cuenta que tenéis un duro pero gratificante trabajo por delante. A pesar de lo que pueda parecer,  el género cómico es una de las temáticas más complejas a la hora de escribir. Además de crear una trama y llevarla a cabo, ésta debe ser lo suficientemente graciosa como para enganchar y hacer reír al lector por partes iguales. No obstante en este post os damos una serie de recomendaciones para que sacar una sonrisa al lector no resulte misión imposible.

1-        Si algo malo puede ocurrir, haz que ocurra y hazlo con gracia. En este tipo de novelas como escritores no podemos poner las cosas fáciles a nuestros personajes. Siempre deben soportar las peores desgracias, de la peor manera posible. Ahí tendréis un filón al platearos la siguiente pregunta, ¿Cuál es la manera más graciosa para resolver este entuerto? No importa que sea una solución delirante, para eso estamos, para hacer reír.

2-        El argumento de vuestra obra debe ser bastante cómico, este es sin duda uno de los puntos más complejos. El planteamiento básico de la novela debe partir del humor.

3-        Las situaciones que se plasman en la obra deben ser divertidas y originales. Es conveniente jugar con la intensidad de estas situaciones y crear picos que mantengan la atención, alternan momentos álgidos con otros más relajados.

4-        Elegir alguna situación divertida para repetirla. Una de las formas más efectivas de hacer comedia es a través de la repetición. El lector busca ese instante en el que el protagonista hará algo característico suyo, que han leído antes. Las comedias televisivas se nutren de este recurso. Cuanto más conoces al personaje, más gracia genera que hagan las cosas que sabemos que van a hacer.

5-        Los personajes en sí mismos deben ser graciosos ya sea por su propia personalidad (que nosotros les otorgamos como escritores) o través de la comparación con otros.

6-        Evitar que decaiga el ritmo de la trama y la narración. Esto no quiere decir que la novela mantenga un ritmo acelerado todo el tiempo. En los momentos más lentos podemos introducir algunas descripciones cómicas o diálogos graciosos.

7-        Usar juegos de palabras, sarcasmo, exageraciones, dobles sentidos, comparaciones.

8-        Hacer referencia a experiencias de vida siempre es un acierto ya que el lector se puede sentir identificado con alguna situación.

Es importante que seas consciente de que el humor requiere de un contexto que depende de la edad, formación, estado de ánimo y predisposición del lector. El humor es algo subjetivo por lo que no pretendas ser gracioso para todos los tipos de público.

LinkedInShare

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>